Cien historias, Cien extraños

Hay una canción que te extraña

Quizás mi caminar fue lento,
el sol un poco fuerte
o la falta de viento tuviese la culpa.
Una canción que había escuchado horas atrás daba vueltas en mi cabeza,
pasaba lento y rápido, quise cantarla.
Lo hice.
Un cigarrillo y su humo me acompañaban.
La ceniza caía y se quedaba atrás;
sola.
Quería repasar nuestra conversación y encontrar el error,
pero la canción continuaba repitiéndose,
no me dejaba evocar el momento.
Me pregunté:
¿qué te pasa?
Reaccioná.
No hubo respuesta.
La gente que dejaba atrás se parecía mucho a vos.
Unos tenían tu pelo,
otros tus piernas,
tus manos
o espalda.
Pero nadie cantaba la canción,
como lo harías vos.
Pasé calles sin mirar siquiera,
y mis lentes se empañaron.
No sé por qué.
Capaz llovía en alguna parte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cien Historias, Cien Extraños

Cien historias, Cien Extraños

Cien historias, Cien extraños